Brownie de chocolate con helado de vainilla

Aunque no exclusivamente, la cocina, al igual que la vida, es química. La combinación de elementos deviene en algo nuevo, distinto, en un nuevo elemento o una nueva receta. Pero lo maravilloso de este proceso no es que la combinación de los mismos elementos en las mismas proporciones y bajo las mismas condiciones -como el tiempo o la temperatura- tenga siempre el mismo resultado, sino las ligeras alteraciones que se pueden dar durante el proceso de creación y que provocan resultados distintos, originales e impredecibles.

Brownie

Fiel a los principios matemáticos de la química, en repostería es imprescindible que las cantidades y las condiciones sean siempre las mismas, ya que de otra forma es imposible garantizar el resultado. Quizás por ello no seamos tan devotos de la repostería como de otras técnicas de cocina que admiten más la imperfección o, mejor dicho, la diferenciación, y es que la vida, como las recetas que encajan bien las novedades, es cambiante y móvil, incluso impredecible.

Así, una mínima mutación en un gen provoca una alteración respecto a lo previo, a lo esperado, y es esto lo que hace avanzar la vida y la hace tan atractiva: su potencial para mutar, para crecer.

Aunque esta mutación se identifica a veces con el concepto darwinista de evolución, sin embargo, si hacemos un ejercicio de abstracción y observamos las mutaciones de la vida desde una perspectiva atemporal, la vida se iguala y el concepto de evolución no tiene sentido: la evolución solo tiene sentido en el tiempo y conlleva como atributo una mejora respecto a lo anterior, algo que sin embargo no tiene cabida cuando hablamos de la vida ya que tan válida es la anterior a la mutación como la nueva especie o el resultado diferente; tan válida es la vida de un neandertal como la de una persona del siglo XXI, o la de una hormiga como la de un oso hormiguero.

Magdalenas de chocolate hay muchas, podríamos incluso decir que hay infinitas posibilidades de combinar los ingredientes de origen para conseguir un nuevo elemento al que se pueda etiquetar como ’brownie’, y ésta que os proponemos no es ni mejor ni peor que otras, es tan solo una propuesta más dentro de ese arco infinito de posibilidades que son las especies y las recetas de cocina.

Receta de brownie de chocolate con helado de vainilla:

Necesitaremos:- 100 gramos de chocolate negro (cuanto mayor sea la proporción de cacao, mejor).- 125 gramos de azúcar- 80 gramos de mantequilla- 4 huevos- 50 gramos de harina de trigo de repostería- 125 gramos de nueces- Helado de vainilla

1.- El primer paso será fundir el chocolate en un recipiente adecuado; para ello, podemos hacerlo en el microondas, aunque recomendamos mejor utilizar una cacerola en la que pondremos el chocolate partido en trozos y calentaremos a fuego suave o bien al baño maría para que no se queme.

2.- Una vez derretido el chocolate, retiramos del fuego e incorporamos la mantequilla y el azúcar; seguimos calentando a fuego suave y removemos para que quede todo integrado.

3.- A continuación incorporamos los huevos; lo haremos de uno en uno, sin parar de remover y no añadiremos uno nuevo hasta que el anterior no esté también perfectamente integrado.

4.- Añadimos la harina y, una vez más, mezclamos para que se integre perfectamente.

5.- Ahora, turno para la mitad de las nueces, y volvemos a mezclar para distribuirlas por toda la masa.

6.- Tras las nueces, ya tenemos lista la masa para verterla en un molde; podemos utilizar un molde rectangular o cuadrado, como más nos guste (bueno, mejor dicho: el que tengamos en casa). Es recomendable forrar el molde con papel de cocina, aunque no es imprescindible. Una vez vertida la mezcla, colocamos el resto de nueces en la superficie, para decorar, y al horno.

7.-El horno estará precalentado a 180º; introducimos el molde en la parte media del horno y cocemos durante 20 minutos. Tened en cuenta que no lleva levadura, por lo que no se elevará.

8.- Transcurridos los 20 minutos, sacamos del horno y lo retiramos del molde.

9.- Si podemos, servimos templado con helado de vainilla encima.

Resultado: dependerá de si habéis introducido alguna mutación en la receta o no 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.